Un recuerdo para el buen humor

Fecha: 28 julio, 2020 por: dariomartinez

Esto no es historia. Hablaré de un recuerdo recuperado. Es curioso pero la historia comienza cuando acaba la memoria. El tema es trivial, cargado de humor, de buen humor. Releer el documento que tengo entre manos y pongo a disposición de un lector desconocido (si es que lo hay) es especialmente agradable. Yo sólo poseo el texto, no soy autor, no quiero interpretarlo, soy un lector que repite la lectura incansablemente hasta intentar alcanzar su fondo de sabiduría: lo absurdo como ficción racional y profundamente original, agrupando lo distante, dándole un quiebro a lo previsible, sorteando lo normalizado y estandarizado.

Finales de los años 90. Éramos jóvenes gobernados por la libertad de lo agradable. Mandaba modestamente lo bueno, o eso creo. Nos hacía a todos mejores. Permitía que compartiésemos en los círculos de la amistad momentos de pura risa, de risa sincera. Fue una gran idea de su entrevistador y de su autor. Fue genial y espontáneo, y decidirse a plasmarlo sobre el papel un gran logro. Resultó difícil, la avalancha de delirios afortunados requería de una criba en ocasiones imposible. Larra lo logró. Gracias a ti de todo corazón. El protagonista un frente abierto para el buen humor. Nada de chascarrillos hirientes, de risas sobre los defectos de los otros, de soberbia infundada, de ninguneo del otro, de plagios inconfesables. Humor enriquecedor de los más próximos. Nos permitía contar sus historias en círculos diversos, casi desconocidos, nos facilitaba el encuentro. Así podíamos activar una conversación acudiendo al fácil recurso de: “un amigo en una entrevista apócrifa a Fernando Romay a la pregunta de…respondió…”

Con ellos quedaban fuera todas nuestras vicisitudes más tristes, amargas e íntimas. En la desinhibición de la broma el encuentro. Momentos para repetir. Para hacerlos nuestros en el sedimento cada vez más frágil de la memoria. Nuestra persona aumentada en su concavidad. Gracias también a ti Fredo.

 

Revista juvenil y gratuita Candanga. Supongo que primer trimestre del año 99, editada con pocos recursos y con muchas ganas por la que fuera la Asociación Juvenil Ágora:

Entrevista apócrifa a FERNANDO ROMAY

¿Mejor momento baloncestístico?

El machaque a la Cibona: a dos manos y sin respirar.

¿El peor?

La derrota en el Pabellón del Real Madrid contra el Licor-43 y el triple del cañonero Charly López Rodríguez de 9 m con 6 delante.

¿Dónde jugabas más cómodo, como 2 o como 5?

En ninguna de las dos posiciones, me gusta tener libertad en ataque.

¿Por qué rechazaste la oferta de los Lakers en 1987?

Por problemas personales con Kurt Rambis y porque la mujer no me dejaba ver a las chicas en la playa de L.A.

¿A qué te dedicas actualmente?

Soy showman, en general. Voy al Festimad, a Casa Pepe a tomar cacharros con Rullán, Georgy Dann, Raúl Sénder y J (jota) el de los Planetas. Toco el banjo y el trombón de barras.

Personalísimo

COMIDA PREFERIDA: Fabes con almejas y patates frites con chorizu y un güevu. ¡Ah! Y el chocolate blanco.

BEBIDA PREFERIDA: Bacardi-coca y Sprite (solo o con vodka).

GRUPOS PREFERIDOS: Manowar, Los Berrones, Offspring y Los Pegamoides sin Alaska.

LIBROS PREFERIDOS: “Huevos Cocidos” y “Caldereta de Triskis” de Arguiñano, y “En busca del tiempo perdido” de Proust.

CIUDADES PREFERIDAS: Almendralejo, Tazones, Rabat y Ujo.

CANTANTE PREFERIDO: Francisco, Sid Vicius y Paloma San Basilio.

CANCIÓN PREFERIDA: “Nothing´s gonna change my love for you” de Rick Astley, y el “La, La, La” de Sepultura (la versión de Massiel me deja indiferente).

PELÍCULA PREFERIDA: “Volver a empezar”, “Apolo XI”, “Moisés” y esa de Paco Martínez Soria que se pierde en la ciudad.

PERFUME: Barón Dandy, y Floïd pa las citas importantes.

POLÍTICO: Varios. Chaves, Gil, Xuan Xosé S. V., Iribarne.

COCHE: Unu grande, roju y la segadora.

PERSONAJE HISTÓRICO: Franco, Magallanes, Garrincha, J.J. Santos y Nat King Cole.

UN DESEO: La oficialidad del Asturianu, un acueducto pa Soria, pan, caramelos de eucalipto y/o cubalibre.

UN ANIMAL: El mejillón y el saltapraos, y de chaval les sacaveres y los vampiros.

UNA FRASE: “¿Tú, pa qué lees?” y “Pásame la pasta y la rasqueta, guaje”

 

Como todo arte, nada que añadir, nada que quitar. Obra presentada y acabada.

 

 

 

comentarios al post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *