Popper explicado a los niños

Fecha: 6 marzo, 2019 por: dariomartinez

Es conocido por todos por ser el padre del falasacionismo.  Popper argumenta que una teoría es realmente científica si es posible llevarla al tribunal de la experiencia para poder ser falsada. Que sea posible someterla a un test de falsación no quiere decir que sea falsa sino que es posible confirmarla, así en caso de que supere la prueba la teoría será provisionalmente verdadera. Su grado de verdad está en su potencialidad explicativa y en su coherencia interna. Por tanto, el proceso de falsación es el nuevo criterio de demarcación científica, sustituye al ya superado por inoperante verificacionismo.

Hoy en el fútbol y con el video arbitraje (VAR) tenemos a nuestra disposición la posibilidad  de perfeccionar la propuesta del ilustre filósofo de la ciencia. Una jugada cualquiera y especialmente aquellas que acaban en gol, en penalti o falta grave (agresión), en cada caso bien por ser anulado o señalado por el árbitro o juez en directo del encuentro, ha de poder ser sometida a una prueba de falsación en caso de que el error sea ajeno a cualquier tipo de duda que abra la puerta a la interpretación arbitral. Esto es el VAR, una tecnología de recogida y repetición de diferentes imágenes del momento concreto señalado y discutido, que sirve para refutar una decisión en principio coherente y ajustada al reglamento cuando se somete al tribunal de la experiencia, es decir al visionado en diferido de la jugada por árbitros externos al terreno de juego. De este modo dicha jugada, digamos teoría científica en terminología de Popper, si supera la prueba, o en nuestro caso si los señores del VAR dicen que no es posible anularla dejarán que sea incluida en el devenir del encuentro, en caso contrario, será anulada, refutada definitivamente, y se eliminará del devenir del mismo (más allá del efecto psicológico o moral que produzca en sus protagonistas), esto es, no será asumida como parte del la totalidad del partido haciendo que derive en otro encuentro. Siguiendo con la analogía, en el caso de la ciencia la teoría será rechaza y se intentará sustituir por otra mejor y más potente, y en el caso del fútbol se intentará cambiar por un arbitraje mejor, más justo y ajustado al reglamento, en definitiva más profesional y ausente de error.

Esto es de lo que se trata, de la eliminación de errores, especialmente humanos. Y esto no es otra cosa que un fútbol más profesional al intentar eliminar en la medida de nuestras posibilidades franjas de incertidumbre. Quizá suponga un menor contenido de emoción, pero hay demasiado dinero en juego para que esto sea aceptado por los dirigentes de los equipos más poderosos de nuestra liga. Como corolario tenemos que el fútbol se lleva públicamente al laboratorio.

comentarios al post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *